¿Eres un bilingüe autentico? El Bilingüismo de Elite o de Prestigio en Colombia

Por Anne-Marie de Mejía

En Colombia es considera “cool” ser bilingüe hoy día. Sin embargo, no todos los bilingües son iguales.  Si eres bilingüe en inglés y español, esto se considera muy positivo. Pero, si eres bilingüe en español y una lengua indígena, como Nasa Yuwe, tu bilingüismo no se nota, es invisible, puesto que muchas personas no lo consideran una ventaja para prospectos futuros. Por lo tanto, los colegios bilingües así llamados “de elite” o “de prestigio”, particularmente aquellos que ofrecen inglés y español, gozan de alta demanda en Colombia, como en otros países en América Latina.

Entonces, cabe preguntar ¿cómo comenzaron estos colegios, y por qué son tan populares hoy día? La colonización del país por los españoles fue llevada a cabo en español al mismo tiempo que las lenguas indígenas eran marginalizadas del discurso oficial y del sistema educativo. Después de la Segunda Guerra Mundial en 1945, el inglés se convirtió en la lengua extranjera más importante en el país, debido a la influencia económica y al desarrollo tecnológico de los Estados Unidos.

Los colegios bilingües privados fueron establecidos inicialmente para atender a los hijos de los representantes de compañías multinacionales en Colombia y de miembros de comunidades expatriadas a fin de dar acceso a los hijos de estos a programas bilingües y biculturales apropiados. Colegios como el Anglo Colombiano, el Colegio Alemán y el Liceo Francés son ejemplos de estos colegios bilingües internacionales. Más tarde, los así llamados colegios bilingües nacionales fueron fundados por colombianos en la mayoría de los casos para atender a estudiantes de familias de habla española, mayoritariamente monolingües, puesto que querían dar a sus hijos la posibilidad de estudiar en una universidad en el extranjero y gozar así de mejores oportunidades laborales.

Los colegios bilingües internacionales normalmente tienen contactos cercanos con gobiernos extranjeros y muchas veces reciben apoyo financiero directo o la contratación de profesores extranjeros para trabajar en estas instituciones. En Bogotá, el Colegio Nueva Granada es uno de ellos. Es un colegio bilingüe, bicultural, privado, fundado en 1938, que ofrece un currículo estadounidense de preparación para la universidad. Un dato interesante aparece en su página web, en la que se afirma que “todas las clases se enseñan en inglés, excepto las ciencias sociales colombianas, y el español”, mostrando así una orientación de enseñanza usando como medio el inglés (English medium) más que un enfoque bilingüe.

En un estudio sobre colegios bilingües privados, llevado a cabo por algunos colegas con mi participación, en el 2006, en 36 colegios en seis regiones diferentes de Colombia, uno de los resultados demostró que este énfasis en el inglés en el currículo escolar era frecuente. Como expresó uno de los coordinadores en la región de Santander,

            “…si uno entra en cualquier salón de clase, verá un aviso… que dice ´Habla inglés           tanto como sea posible´. Entonces hay un recordatorio constante que deberíamos estar hablando inglés lo más que se pueda… durante las reuniones el rector nos recordaba… que especialmente a los profesores de habla hispana, que deberíamos    hablar inglés en los corredores…” (p. 45)

Sin embargo, en otro colegio, el coordinador de inglés, que era de los EEUU afirmó,

 

               “Nosotros no somos un colegio inglés ni un colegio americano; somos un colegio       colombiano para colombianos, con los estándares bilingües más altos posibles.  No        estamos buscando muchos profesores nativos americanos o hablantes nativos              británicos; tratamos de formar a los colombianos a enseñar a colombianos.  Esto es           el foco del colegio” (p. 47)

 

Esta afirmación resulta interesante por cuanto hace énfasis en el papel de los profesores colombianos bilingües en ser modelos culturales para sus estudiantes. Además, cuestiona el rol de hablantes nativos de inglés, quienes son considerados por muchos padres de familia y aun por profesores como fundamentales para un colegio bilingüe “autentico”. Sin embargo, como reconoce David Graddol (2006) en su libro English Next el hablante nativo podría considerarse como un problema, más que como una ventaja, por varias razones. Una de ellas es que debido a que el inglés es la lingua franca más extendida, la mayor parte de la comunicación en esta lengua se lleva a cabo entre personas que no tienen ascendencia anglo y por lo tanto, no son hablantes nativos del inglés. Por esta razón, los acentos de los hablantes nativos podrían sonar demasiado distantes en dichos contextos y los modelos lingüísticos de los hablantes nativos se vuelven menos útiles en un escenario global. Por lo tanto, el autor recomienda la contratación de hablantes bilingües de alto nivel como profesores, quienes posean habilidades que los hablantes nativos monolingües no tienen, tales como la traducción y la interpretación.

 

Entonces, debemos preguntar ¿cómo deberían los profesores y estudiantes usar sus dos o más lenguas en un colegio bilingüe? Algunos creen que se debería mantener cada lengua aparte y nunca mezclarlas, puesto que consideran que esto incide en la pureza de los diferentes idiomas. Jim Cummins, en un artículo publicado en 2008 titulado Teaching for transfer: Challenging the two solitudes assumption in bilingual education, describió esta posición de la siguiente manera, “Se asume que la instrucción debe llevarse, en lo posible, exclusivamente en la lengua meta sin recurrir a la primera lengua del estudiante” (p. 65) y lo llamó el supuesto de “los dos soledades”. En otras palabras, la primera lengua del estudiante debe mantenerse aparte de la lengua meta en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Chiquy Boom

"Chiquy Boom" by San José Public Library is licensed under CC BY-SA 2.0

Pero ¿esta posición es realista? Estudios llevados a cabo sobre la interacción bilingüe han mostrado que es normal para los bilingües y multilingües usar las dos o todas sus lenguas en la comunicación con otro bilingüe. Sin embargo, si se descarta este enfoque separatista y se adopta una postura más flexible al uso bilingüe, entonces se abre un panorama más amplio. Como argumenta Jim Cummins,

            “Cuando nos liberamos de una dependencia exclusiva en enfoques instruccionales            monolingües, aparece una variedad amplia de oportunidades para enseñar a los        estudiantes bilingües por medio de estrategias instruccionales bilingües las cuales dan      cuenta de y promocionan fuertemente la transferencia trans-lingüística”

La transferencia trans-lingüística, o el uso de cambio de código, como suele conocerse, ha sido reconocida como una práctica bilingüe legitima durante los últimos 40 años y ha sido descrita por Francois Grojean (1989)en un artículo publicado en la revista Brain and language como “la yuxtaposición de dos lenguas… Cambiar de código es cambiar completamente al otro idioma para una palabra, una frase, una oración” (p. 9). Sin embargo, muchas veces ello no es de aceptación en los colegios bilingües en Colombia, como en otras partes del mundo.

Más recientemente, Ofelia García y Li Wei en su libro Translanguaging: Language, bilingualism and education publicado en 2014, discuten la noción de translingüismo que parte del reconocimiento de que los bilingues tienen un repertorio lingüístico de donde seleccionan las características de manera estratégica a fin de comunicarse efectivamente y que estas prácticas se consideran normales. 

1   pero bno q mal no voy a ir al insai 

    [but good or bad I am not going to the insight]

 

     why?????”

sube el link

 [upload]

 

deja el show

   [leave]

 

No desperdicies tu vida en  estupideses como drogas, alcohol, o cosas asi, aprovecha tu

    vida, u got a reason to live!!

[Don´t waste your life in stupid things like drugs, alcohol and things like that, make the most of your life   ]

 

Bilingual

"Instrucciones" by Kilgub is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Lejos de ser una manera perezosa o deficiente de comunicarse, se nota que los estudiantes utilizan su bi-y multilingüismo a fin de crear un texto interactivo sofisticado, como puede verse en el siguiente ejemplo:

-/1D= @onedirection/, -/Tristemente...:S Jajajaj/, -/Muchas tareas, demasiadas cosas de @onedirection para ver...#NotFaiR/, -/Dio è perfetto, la sua volontà è perfetto/, -/"...Oh I believe in yesterday"/, -/Cause perfect didn´t feel so perfect"/, -/"I´m just a bird that already flown away"/, -/Armar un cubo Rubik!!/

Dejaré al lector la tarea de construir una posible interpretación, teniendo en cuenta las referencias a los elementos tan diversos como @onedirection, el discurso religioso-  Dio è perfetto, la sua volontà è perfetto- y el título de una canción de los  Beatles - Oh I believe in yesterday -.

Al mismo tiempo que promocionan el bi/multilingüismo en dos o más lenguas, los colegios bilingües privados se están dando cuenta cada vez más de la dimensión intercultural en la enseñanza y aprendizaje de lenguas en las que muchas veces incluían referencias a los hablantes interculturales o mediadores en los perfiles estudiantiles de salida. Por ejemplo, el Colegio Alemán de Medellín afirma que “preparan a los estudiantes para los encuentros con otras naciones y culturas, a fin que sean abiertos al mundo en el espíritu del entendimiento internacional”, mientras que  el Colegio Nogales en Bogotá habla del objetivo de ayudar a los estudiantes a darse cuenta del “reconocimiento y orgullo de ser colombiano en un contexto universal”. Otro colegio bilingüe en Bogotá, Colegio Tilatá, ofrece una descripción más detallada de lo que esperan de sus graduados bilingües e interculturales, cuando dicen,

            “velamos por la educación de seres interculturales, que respetan la diferencia,                    capaces de interactuar con otras personas y comunidades, comprometidos con     Colombia y el mundo gracias a una educación que comprende las características   individuales de cada estudiante y el perfil del estudiante de Tilatá”.

Un profesor que trabaja en educación bilingüe reconoció que lo importante que es para los profesores bilingües trabajar con sus estudiantes a fin de desarrollar la sensibilidad intercultural. Luego de participar en un proyecto que tenía como meta ayudar a los profesores a sensibilizarse acerca del contacto intercultural y el entendimiento como parte de sus estudios de Maestría, reconoció que, “…un profesor de inglés exitoso necesita mucho más que…habilidad técnica… Los profesores tienen la habilidad [de] reforzar y perpetuar el odio o estimular la diversidad e inspirar a los estudiantes hacía la creación de un mundo mejor” (Jaime Durán, estudiante de la Maestría en Educación, 2018). Esto es muy importante en todas las partes del sistema educativo, pero particularmente en el sector privado en países de Latinoamérica, en los cuales  los estudiantes pertenecen a estratos sociales altos y a veces no aprecian el valor de la diversidad entre sus propios países a nivel internacional.

Un ejemplo viene de una profesora en un colegio bilingüe privado en Cali, en un libro que escribí en 2002, titulado Power, Prestige and Bilingualism (Poder, Prestigio y Bilingüismo), quien observó que a nivel de primaria,

            “algunos niños demuestran una preferencia definitiva por cualquier cosa que tiene            que ver con la lengua extranjera (inglés), más que con la primera lengua (español).        Lo atribuyó al hecho de que muchas familias dan prioridad alta a la cultura de los Estados Unidos y la consideran superior a las costumbres y maneras de comportarse      en Colombia. La profesora consideraba importante que el colegio valorara la cultura             local de los estudiantes, al igual que la extranjera y así demostrara la ventaja de     conocer las similitudes y diferencias de los dos sistemas culturales” (p. 282).

Entonces,  ya para concluir, quisiera dejar al lector con algas preguntas para su reflexión. En primer lugar,, quiero preguntar ¿si se piensa que es posible ser bilingüe si una lengua es oral como el inglés o el español y la otra es gesto-visual, como la Lengua de Señas? Otra pregunta que quiero hacer es ¿si para poder ser un bilingüe “autentico” se debería hablar, entender, leer, y escribir  las dos lenguas, o si es posible ser bilingüe cuando se puede hablar y entender dos lenguas, pero no leer y escribir en las dos?

Por último, quisiera sugerir al lector que aunque los términos “bilingüismo de élite” o “ “bilingüismo de prestigio” se usan comúnmente para referirse al tipo de aprendizaje de lenguas que hemos discutido aquí, un término tal vez más inclusivo es el creado por Joshua Fishman hace ya bastante tiempo (1977).  Cuando estaba escribiendo sobre la sociología de la educación bilingüe, hizo la siguiente afirmación: “La educación bilingüe de enriquecimiento… proporciona una ventana adicional sobre el mundo… La educación bilingüe de enriquecimiento tiene que ver con la expansión del intelecto y de la personalidad”. Sugiero que esta expansión del intelecto y de la personalidad es igualmente deseable tanto para los bilingües de las comunidades de habla de lenguas indígenas y las comunidades que hablan lenguas criollas, como lo es para bilingües que vienen de familias de clase media y alta.

 

Anne-Marie de Mejía es de origen inglés y ha trabajado en universidades en Colombia, como profesora e investigadora en las áreas de bilingüismo, educación bilingüe, interculturalidad y la política de lengua y educación. Ha publicado sobre estos temas en inglés y en español.