Anatomía de una Trampa

Por Claudia Escobar, PhD.

 

  1. la época electoral muchos políticos en Latinoamérica utilizan el discurso de la dignidad y la rectitud para obtener votos a su favor. Sin embargo, cuando alcanzan la presidencia se olvidan de sus promesas electorales y abusan de su posición para beneficio propio y el de su círculo cercano. Ricardo Martinelli no fue la excepción. El exitoso empresario resultó electo presidente de Panamá en 2009, con un discurso de honestidad en el que aseguraba tener una garantía de integridad: “Yo soy rico, no necesito robar” aseguraba. Pero sus acciones estaban muy alejadas de sus palabras y en cuanto llegó a la presidencia se empeñó en acrecentar su fortuna.
 

En el libro “Anatomía de una Trampa”, Fernando Berguido relata, con lujo de detalles, uno de los mayores escándalos de corrupción internacional en el que se vio envuelto el ex presidente Martinelli; se trata del caso conocido como Finmeccanica. El texto es una mezcla de investigación periodística y novela histórica, pero también es el testimonio de un ciudadano que lucha contra la corrupción. En la narrativa el autor comparte su vivencia como embajador de Panamá en Italia, a donde es enviado por el presidente Juan Carlos Varela para desentrañar un entuerto judicial, que surgió de los negocios turbios del gobierno de Martinelli con varias empresas italianas.

 

Afirma Berguido que cuando Martinelli finalizó su mandato en el año 2014, los casos de corrupción brotaron como hongos. “La corrupción ahogaba al país. No se trataba de que fuera el primer gobierno corrupto. Lastimosamente llevábamos cuatro gobiernos, democráticamente elegidos, en los cuales desde el despacho del presidente se coordinaban la trampa. Pero los anteriores, de alguna forma, procuraban respetar las apariencias y mostraban cierta mesura. Martinelli rompió el molde. Fue un pillaje. No habría obra pública sin la sombra de la corrupción.

 

Al asumir el poder Martinelli, buscó un acercamiento con Berlusconi para hacer negocios con las empresas italianas. Panamá realizó con Finmeccanica la compra directa más grande de su historia, obviando el proceso de licitación. Las transacciones incluían radares, helicópteros, lanchas y mapas digitales. Indica el autor que era literalmente la danza de los millones, donde se pactaron comisiones millonarias para una empresa –intermediaria- de nombre Agafia, en la cual resultaba beneficiado el presidente, su familia y sus socios comerciales.

 

Los contratos firmados entre el gobierno de Panamá con Finmeccanica y sus filiales representan según Berguido “Una versión moderna de codicia sin límites ni pudor”. Quienes hemos vivido en países donde la corrupción es una práctica habitual, reconocemos en la narrativa de ese caso la historia de nuestras propias realidades y podemos, en el relato, ver al monstro directamente a la cara. La negociación de helicópteros de lujo; la complicidad de los medios de comunicación para tergiversar los hechos; la manera como los funcionarios se organizan para cooptar el Estado y los nombramientos políticos que permiten que el sistema de justicia sea cómplice de la corrupción, son situaciones a las que estamos acostumbrados.

  1. raras excepciones, la corrupción ha sido una constante en la historia de los países de América Latina, en donde los sistemas de justicia han sido cómplices del saqueo del Estado, pues los jueces timoratos no han sido incapaces de poner un freno al abuso de poder de los gobernantes de turno. Por eso es fácil identificarse con la frustración que expresa Berguido: “Confirmar, con hechos directos, lo que ha sido la gran rapiña de mi país era muy doloroso. Más duro era saber que, con el paupérrimo sistema de justicia panameño, alcahuete perenne de la impunidad, probablemente el desfalco terminaría siendo una anécdota. Sin castigo.” El desfalco ocurrido durante la administración de Martinelli, en Panamá, es similar a lo que ocurrió en Guatemala durante el gobierno de Otto Pérez Molina. Allí también el ex presidente enfrenta múltiples procesos judicial por corrupción desde el año 2015, los que a la fecha no han sido castigados por las artimañas legales interpuestas por sus abogados y por los vericuetos jurídicos que el mismo sistema ha creado para proteger a los corruptos.
  1. como otros países centroamericanos adolece de un sistema de justicia solido que garantice la imparcialidad de las cortes. En el caso de Finmeccanica, como otros, en los que se investiga a funcionarios poderosos, demuestra que cuando el sistema de justicia es débil y se usa para proteger a los corruptos, hace falta de la cooperación judicial internacional para investigar de manera objetiva e imparcial. Queda patente en la historia la diferencia entre un sistema de justicia independiente como el italiano que fue capaz de investigar a las más altas autoridades de su país y el panameño que es utilizado para blindar de impunidad a sus funcionarios.
  1. autor narra la manera en que el sistema judicial panameño, durante el gobierno de Martinelli, fue utilizado para bloquear la investigación. El propio procurador pidió que la investigación fuera cerrada por falta de pruebas. Mientras en Italia la investigación avanzaba y arrogaba pruebas contundentes de la corrupción en los contrataciones con Panamá, en este país del istmo centroamericano era imposible iniciar procedimientos penales para deducir responsabilidades por las anomalías en los contratos. Es más, el gobierno panameño defendía la legalidad de los mismos, a la vez ocultaba información, aduciendo razones de seguridad nacional. En Italia los fiscales, peritos, jueces y oficiales de la Guardia de Finanzas demostraron con pruebas irrefutables el rol de los funcionarios, intermediarios y contratistas en las transacciones ilegales en los negocios con Panamá. “La fiscalía italiana señalaba directamente, sin ahorrarse adjetivos, al presidente Martinelli en los sobornos.”

Debido a la gestión diligente y oportuna de Berguido, como embajador, se logró que la República de Panamá fuera aceptada como parte afectada dentro del proceso judicial por el delito de corrupción internacional, que se conocía en Italia. Además, por su formación como abogado y periodista de investigación llevó con éxito una compleja negociación diplomática que anuló los contratos suscritos con Finmeccanica y se obligó a las empresas italianas a reconocer el sobreprecio pactado y a devolverlo. En total se recuperaron más de 100 millones de dólares a favor de la República de Panamá. El esfuerzo realizado por Berguido, para dejar sin efecto las transacciones comerciales ilícitas y resolver la problemática a través de una negociación diplomática, marcó el inicio de una nueva era en las relaciones comerciales entre las dos naciones; una en que se busca desarrollar proyecto con apego a la ley y la transparencia.

  1. el presidente Varela informó sobre la negociación realizada, dejo claro que se trataba de un acuerdo comercial, que no impedía la persecución penal de los responsables. Muchos panameños mostraron sin reservas su apoyo a estas diligencias, ya que este caso ejemplifica que cuando existe voluntad política y funcionarios honestos, el beneficio es para el país y sus habitantes.
  1. “Anatomía de una trampa” queda plasmado la manera en que muchos gobernantes se enriquecen a través de los negociosos que realiza el Estado, pero además es un relato que nos muestra que la diplomacia puede ser muy efectiva cuando es manejada con pericia.

La forma en que se negoció la anulación de los contratos con Finmeccanica y la devolución de los sobreprecios a favor de Panamá, puede servir de inspiración para otros países de América Latina sobre los que hoy cae la sombra de los sobornos millonarios pagados por la empresa Odebrecht a los funcionarios públicos. No basta con iniciar procesos penales contra los responsables de esas negociaciones ilegales, también se debe requerir a la empresa que restituya al Estado los sobreprecios pactados.

 

Hace falta encontrar mecanismos para romper el círculo vicioso de los gobernantes latinoamericanos. Aquellos que son artífices de lo que Berguido describe como el pacto de mafiosos, no escrito, de impunidad: cuando el nuevo presidente termina cuidando las espaldas al anterior, para promover que el próximo le cuide la propia.

 

La obra de Berugido debe ser una lectura obligatoria para quienes reconocen que la corrupción es uno de los mayores impedimentos del desarrollo de los países. También para los funcionarios honestos que están dispuestos a trabajar por el bien de su país y para quienes impulsan reformas en los sistemas de justicia, con el anhelo que algún día las cortes tengan las herramientas que les permitan castigar a quienes abusan del poder.