Bilingües quechua-español

Experiencias racializadas sociolingüísticas en la educación superior

Por Yuliana Kenfield

El quechua, una lengua indígena de 1000 años, es una lengua oficial del Perú. Uno de cada nueve peruanos habla el idioma. En las zonas rurales, la cifra se eleva a seis de cada diez peruanos. En la región de Cusco, tanto rural como urbana, el quechua sigue siendo el idioma principal de más de la mitad de su población total. Una explicación de esta disparidad entre el uso urbano y rural del quechua puede provenir de recursos históricamente escasos para las reformas educativas castellanas en las zonas rurales del Perú.


Perú es uno de los pocos países de América Latina y el Caribe que reconoce oficialmente una lengua indígena. A pesar de esto, los pueblos quechuas a menudo no encuentran un trabajador social, una enfermera, un médico, un abogado o un maestro que hable su idioma. Por lo tanto, no pueden participar plenamente en la educación, los servicios de salud y la economía del Perú. Se han institucionalizado las prácticas discriminatorias; la gente local no es parte de ningún proceso de toma de decisiones debido a que la resolución vertical de las problemáticas sin aportes locales continúa.

Los hablantes de quechua se han dedicado principalmente a la agricultura, una actividad con un vínculo muy fuerte con el idioma quechua. Sin embargo, cuando los hablantes de quechua emigran a ciudades como Cusco para buscar empleo o educación superior en la universidad, se encuentran en una desventaja extrema porque el español es el idioma principal, a menudo el único, hablado y escrito.
Históricamente, este idioma fue promovido durante las épocas Inka y Colonial. Sin embargo, después de la revuelta contra el virreinato español en Perú liderada por Tupac Amaru II y Micaela Bastidas, se crearon políticas para facilitar la desaparición del idioma quechua como castigo por su uso durante todo el levantamiento indígena y mestizo del siglo XVIII. En el siglo XX, la situación cambió y la legislación reconoció varios idiomas, incluido el quechua.


Pero las desigualdades persisten. Un buen primer paso para resolver esta situación es honrar la importancia del idioma quechua, exigiendo que los profesionales bilingües quechua-español utilicen el quechua en todas las negociaciones y transacciones relacionadas con las comunidades quechuas. En la Universidad San Antonio Abad del Cusco, la única universidad pública de la región, la población estudiantil bilingüe español-quechua que tiene el quechua como lengua materna supera el 30% de su población total;  sin embargo, solo el 2% de los estudiantes universitarios quechuas usan su idioma natal mientras en la Universidad.


¿Estos futuros profesionales contribuirán a resolver las desigualdades de acceso a los sistemas públicos para los pueblos quechuas, o respaldarán el statu quo de la comunicación dominante en español? ¿Por qué este treinta por ciento de la población estudiantil que ingresa a la universidad como bilingües quechua-español no está siendo alentado a mantener su uso del quechua?

De hecho, existe un esfuerzo para aumentar el número de jóvenes profesionales que hablan quechua. Las universidades en Cusco, por ejemplo, ofrecen el idioma quechua como una opción entre los requisitos para graduarse. Incluso con este énfasis, el quechua ocupa el tercer lugar en italiano e inglés como idioma elegido por los estudiantes. ¿Por qué es esto? El treinta por ciento de la población estudiantil en Cusco llega a la universidad como bilingües quechua-español, pero lo que les sucede a estos estudiantes es alarmante.

 

Universitarios Andinos

Figura 1. N. Gomez Gomez, 2017.

 

Los estudiantes bilingües eligen dejar de hablar su idioma materno quechua porque creen que dañará sus habilidades en español,  así lo explica la investigación sobre el tema. Esta visión sustractiva del bilingüismo quechua-español tiene sus raíces en las actitudes negativas del lenguaje y los actos discriminatorios que sufren los estudiantes quechuas cuando hablan su variación español bilingüe del español. Esta variación se caracteriza por llevar características morfosintácticas y fonológicas del quechua al español.

Estudiantes universitarios andinos en Cusco, Perú, luchan para superar la discriminación contra el bilingüismo quechua-español durante sus estudios universitarios.


Para alcanzar este objetivo, los estudiantes universitarios bilingües quechua-español de la Universidad  Nacional San Antonio de Abad (UNSAAC) se convirtieron en participantes del programa fotovoz en el año 2017 para crear conciencia sobre las ideologías bilingües quechua-español en Cusco a través de la presentación de metáforas visuales en la foto-exposiciones. Fotovoz se refiere a la metodología visual participativa, así como a las fotografías producidas por los participantes involucrados en el proceso. Los fotovoces documentan las situaciones que son importantes para los participantes y sirven para estimular discusiones críticas con los miembros de la comunidad, así como con los encargados de formular políticas, para mejorar una situación particular.


 

Reconociendo a Supay dentro de uno mismo: Los estudiantes bilingües son conscientes de la discriminación racial por hablar quechua y tener un apellido quechua.  La auto-supresión de su capacidad bilingüe revela la percepción de los estudiantes de que el colonialismo interno todavía está presente entre los estudiantes y el profesorado. Es necesario reconocer el Supay para rastrearlo y desmantelarlo individual o colectivamente.
 

Supay  (fuerza de colonialidad), como verbo quechua, significa actuar de manera maliciosa o malévola, esta acción con mala intención tiene la posibilidad de cambio. En este artículo, el tema de Supay se enfoca en cómo los estudiantes identifican el mal comportamiento del inconsciente colectivo, así como también cómo los participantes de fotovoz, estudiantes universitarios bilingües, desafían este acto malicioso  que limita las prácticas bilingües quechua-español. Los participantes de fotovoz identificaron un supay presente en diferentes ámbitos: individual, comunitario e institucional.


Me baso, por ejemplo, en la descripción proporcionada por una de las participantes de la fotovoz de nombre Diana. Diana representa sensiblemente a supay en su selección de imágenes y narrativa presentada en el folleto de su estudio de fotovoces (Figura 2). 

 

Supay

Actuar opresiva o negativamente aunque con un potencial transformador

 

Foto metafórica que representa la belleza del quechua en la flor de papa y el hecho de que la zapatilla este sobre la flor representa los prejuicios y las discriminaciones por las cuales no se utiliza el quechua dentro de la universidad.

Fiura 2. Un fragmento del folleto creado colectivamente para mostrar algunas de las fotografías de los participantes de la foto, así como sus narrativas. D. Ventura Aucca, 2017.

 

Diana se tomó una foto a sí misma a punto de pisar una flor. Su metáfora visual demuestra claramente supay como una fuerza auto-opresiva que se alimenta del prejuicio y la discriminación que restringe el uso del idioma quechua en la universidad.

Continuamente enfrentan supay (fuerzas de colonialidad) cuando promulgan sus prácticas quechuas enraizadas en memorias y conocimientos colectivos, fuerzas descoloniales que exigen justicia social para los pueblos quechuas. A pesar de estas limitaciones, los estudiantes andinos también reconocieron la importancia de sus antecedentes y compromiso con los pueblos quechuas a través de lazos.

Lazos han ayudado a crear espacios personales dentro de la universidad a través de gestos descoloniales para apoyar el uso del quechua, para ganar respeto por los pueblos quechuas y los conocimientos quechuas, y para luchar contra las opiniones negativas de los estudiantes bilingües. Estas acciones a su vez alientan al quechua a prosperar en el campus.

La fotografía de Nilda muestra la evidencia simbólica de la presencia Inka. Tenemos dos banderas: la bandera peruana, blanca y roja, y la bandera con los colores del arcoíris del Tahuantinsuyo (ese nombre del territorio ocupado por la civilización Inka). También tenemos un ejemplo de una tradición quechua llamada Tupay, una celebración anual en Kunturkanki que tal vez data de tiempos preincaicos y ha adquirido elementos del período colonial, como el uso de imagen del caballo. Aunque Nilda vincula el idioma quechua con los Inkas, también afirma ser consciente de que valorizar el quechua no se trata solo de tratarlo como un objeto del folklore, sino también de planificar su permanencia en las nuevas generaciones utilizando hechos concretos (Figura 3).

Tupay

Entrelazando

En algunas circunstancias solo utilizamos el quechua con otros fines sin darle el valor que se merece y a muchos que lo utilizan solo sus insultos en sus cantos carnavalescos o eventos folclóricos, pero esto no debería ser todo.  cuando el quechua se debería de difundir más para que nosotros como descendientes incas nos sien tamos más orgullo de nuestra identidad y lengua.

 

Figura 3. Fragmento del  folleto. N. Conde Banda, 2017.

 

Memoria colectiva en movimiento: Para muchos estudiantes, su razón para hablar quechua está estrechamente vinculada a sus raíces socioecológicas, una identidad histórica colectiva que resuena en su presente a través de las prácticas lingüísticas de sus comunidades, sus prácticas culturales y sus abuelos. Los estudiantes afirman que este pasado, que fluye en el presente, les hace continuar sus prácticas bilingües en oposición a una sociedad que todavía cultiva un complejo de inferioridad asociado con tales prácticas.


Cuando los estudiantes bilingües hablan quechua, es parte de su experiencia pasar por espacios quechua y no quechua, pero también de llevar el espacio-tiempo en sus recuerdos. A través de su fotografía (Figura 4), Gabriel Quispe Huayhua nos muestra la vitalidad del idioma quechua que le permite habitar el pasado y el presente en el espacio y el tiempo.

Para los estudiantes, la memoria colectiva se relaciona directamente con el idioma quechua. Por eso creen que las prácticas bilingües mantienen recuerdos de sus orígenes. Para ellos, los orígenes definen su pasado y presente como una marcha continua hacia adelante en sus comunidades quechuas a través de prácticas culturales iterativas y referencias pertinentes a antiguas civilizaciones Inka y Pre-Inkas.

Un espacio particular que los estudiantes andinos identificaron como un lugar donde pueden nutrir los conocimientos quechuas y practicar el idioma quechua es el grupo de Voluntariado Intercultural Hatun Ñan (VIHÑ, acrónimo español-quechua). Este es un grupo de estudiantes manejado por estudiantes que se autoidentifican como indígenas, ya sean andinos o amazónicos. Los participantes de Fotovoz en este estudio son miembros activos en el VIHÑ que colectivamente, constantemente luchan contra las opiniones de déficit hacia sus bagajes bilingües y multiculturales.

Aunque las actividades culturales de VIHÑ para estudiantes universitarios dentro y fuera del campus universitario han permitido que la organización haya promovido la valorización del quechua en la universidad, las sesiones de fotovoz permitieron a los estudiantes formular nuevas propuestas para el diálogo intercultural. Los estudiantes de VIHÑ desean expandir sus diálogos interculturales, tener más diálogo entre los estudiantes y extender el diálogo intercultural a las comunidades quechuas (Figura 4).

 

Lazos

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 4. G. Quispe Huayhua, 2017

 

La conexión con la comunidad quechua a través de la memoria colectiva crítica, el sentido de la justicia colectiva y los conocimientos quechua comunales son fuentes de apoyo que los estudiantes bilingües saben que deben practicar si desean mantener su idioma quechua. Estos estudiantes desean el apoyo de la comunidad universitaria, con la esperanza de que aumente su aprecio y conexión con el idioma quechua para realmente servir a todos los ciudadanos de la región y el país.

Los participantes de Fotovoz compartieron experiencias personales como estudiantes bilingües que enfrentan barreras para mantener su idioma quechua, y luego compartieron sus propuestas para alentar a su universidad a crear un terreno fértil para el bilingüismo, erradicando ideologías de déficit hacia el quechua y promoviendo T'ikarinanpaq, el fomento de las prácticas quechuas, tanto idioma como cultura, en la universidad.
 

Como evidencia tangible de igualdad y respeto, los universitarios perciben que lograr el T'ikaraninpaq está estrechamente relacionado con la equidad lingüística, un derecho crucial que a menudo se reduce para los hablantes de quechua, ya que esta población carece de igualdad de acceso a los servicios básicos y su visión del mundo (andino) se ignora y se deslegitima. En última instancia, exigir respeto por el idioma quechua es su principal vehículo para alcanzar T’ikarinanpaq.

 

Estudiantes bilingües después de discutir formas de apoyar el florecimiento de las prácticas quechuas en la universidad.

Yuliana Kenfield es una investigadora quechua que actualmente es profesora asistente del programa bilingüe / ESL en la University of Texas Permian Basin. Su trabajo se centra en ideologías y prácticas sociolingüísticas entre bilingües quechua-español y español-inglés. Para Dra. Yuliana, todas las personas aportan una historia y una dinámica que enriquece el aprendizaje para servir mejor a las comunidades bilingües. Facebook: Ayllu Multilingue