Chocolate Forteza: El Desarrollo de la Industria de Cacao y Chocolate en Puerto Rico

To read this article in English, click here.

 

Por Eduardo Cortés

Desde muy joven, trabajé los veranos en las fábricas que producen chocolate, los mercados en donde se comercializan y los campos que producen su materia prima.

Desarrollé una pasión por el chocolate y por el proceso de producirlo. Yo vengo de una familia que produce chocolate en el Caribe a través de la empresa Cortés Hermanos, la cual desde el 1929 procesa cacao y chocolate en Puerto Rico y República Dominicana.

cortes1

 

Siempre sentí un deseo profundo de involucrarme con la agricultura y una gran nostalgia al ver que el Puerto Rico en el cual crecía, carecía de la agricultura con la cual mis abuelos y padres se criaron. Con la identidad de ser integrante de la cuarta generación de una familia que manufactura chocolate y el interés de involucrarme con la agricultura en Puerto Rico procedí a explorar las herramientas que Dios puso a mi alrededor para desenvolverme personal y profesionalmente a través de Forteza Caribbean Chocolate.

Desde su inicio en el 2014, Forteza siempre tuvo una meta, desarrollar la industria de cacao y chocolate en Puerto Rico. Como fundador de la marca, me sentí comprometido a apoyar la sostenibilidad económica y ecológica de Puerto Rico.

cortes2

 

Decir que ha sido un camino difícil sería justo considerando que la isla tiene una historia económica y social que pone a cualquier agro empresario de Puerto Rico en el siglo 21 a hacer cualquier otra cosa. Más aún cuando desde el 2017 hemos enfrentado huracanes y terremotos que atentaron y atentan contra la esperanza y entusiasmo de perseverar con las ideas y proyectos de esta población. Pudiera durar las dos mil palabras que me han sido otorgadas para redactar este artículo en comentar sobre estos retos pero para poder hablar de temas más alentadores como el chocolate y la voluntad de Dios, resumiré esos retos en… una política económica que prácticamente deja ausente el desarrollo agrícola y la falta de un ecosistema agrícola que agiliza y facilita el desarrollo de nuevas propuestas de alimentos locales, También existen una cultura de venta y consumo altamente enfocada en el apoyo a productos importados sobre productos locales, a no mencionar dos huracanes categorías 5 en el 2017, el peor sismo en un siglo en el 2020 y la nueva pandemia mundial del Covid-19.   

Para poder cumplir exitosamente con el propósito de la marca, los productos de cacao y chocolate a desarrollar debían cumplir con una calidad óptima. Combatir los altos costos de agricultura y manufactura en la isla, nos exigió y sigue exigiendo el buscar mecanismos innovadores que permitan incrementar el valor atribuible al producto y la marca. Derribar los factores económicos y sociales y prosperar con el proyecto requirió desarrollar buenas relaciones con toda la cadena de valor con la que nos estaríamos relacionando en el proceso, desde los agricultores, empleados, agencias de gobierno, suplidores de empaques, consumidores y medios de comunicación. La calidad y las relaciones buenas con nuestros asociados fueron y siguen siendo la vía para destacarnos en el mercado y poder ser rentables.

cortes3

 

Los retos sociales y económicos relacionados con la poca agricultura en la isla junto con el reto de convencer a los consumidores a pagar hasta tres y cuatro veces el precio que están acostumbrados a pagar por un chocolate los atendimos con el enfoque en calidad y desarrollo de buenas relaciones con los actores en la cadena de valor. Los retos relacionados con los eventos de huracanes, terremotos y la pandemia, al ser eventualidades no planificadas fueron y están siendo manejadas en base a las circunstancias que cada evento presentó capitalizando sobre los avances logrados a través de los años. 

Con respecto a la agricultura, la iniciativa más importante de nuestra gestión ha sido el continuo desarrollo de relaciones directas con los agricultores. Utilizando la experiencia disponible a través de Cortés Hermanos con la industria de cacao en República Dominicana y la generación de dos propuestas del programa Specialty Crops Grant del USDA, aseguramos que las fincas de los participantes tuvieran las condiciones necesarias para realizar las siembras del cacao y logramos subsidiar el 50% del costo de un total de 22,000 árboles injertados para los agricultores. En Forteza, decidimos asumir la responsabilidad de apoyar a los agricultores directamente, buscando nuevas estrategias con ellos y con instituciones gubernamentales de agricultura en Puerto Rico, República Dominicana y Estados Unidos. Hoy nos sentimos agradecidos de ellos y bendecidos al poder decir que en Puerto Rico se cuenta con un conocimiento disponible y accesible de como sembrar cacao; material genético para la siembra de alta calidad y disponible; una red de múltiples agricultores que están aprendiendo, sembrando, produciendo cacao y hasta comercializando su propio chocolate gracias en gran parte a esas buenas relaciones que hemos logrado desarrollar.

cortes4

 

Los huracanes Irma y María de septiembre 2017 en Puerto Rico representaron un momento determinante para el proyecto. Ese año mucho de los agricultores de cacao comenzaban a ver las primeras producciones de sus siembras y teníamos proyectado el lanzamiento de la segunda línea con sabores innovadores de Chocolates Forteza para final de año con la cual esperábamos duplicar nuestras ventas y demanda de chocolate y cacao local. Claramente la destrucción causada por los huracanes categoría 5 detuvieron nuestros planes, pero gracias a un genuino interés de apoyar a nuestros empleados y suplidores, la perseverancia ante la adversidad y sobre todo a el favor de Dios, no fueron eliminados. Inicialmente aprovechamos las semanas detenidas por la falta de energía eléctrica para realizar un mantenimiento general en la fábrica y un levantamiento in situ del impacto a las fincas para inmediatamente comenzar a desarrollar iniciativas de recuperación. El plan de introducción de la nueva línea de Forteza se mantuvo y fue realizado antes de cerrar el año y con ello sentimos la satisfacción de cumplir ante la responsabilidad de ser ejemplos de perseverancia y esperanza. Finalmente a pesar de los retos climáticos, en el 2018 logramos varias metas como duplicar nuestras ventas con el nuevo lanzamiento, el incremento en ingreso de cacao de Puerto Rico y la aprobación de una propuesta de distribución de 12,000 árboles para la recuperación de las fincas afectadas.

Trabajar con calidad requiere de una gran atención a los elementos de sostenibilidad, ética y compromiso social. Por ejemplo, tratamos connuestros empaques y materias primas que tengan el mejor impacto ambiental. Tratamos de reducir el uso de plástico y damos preferencia a suplidores locales. En la sociedad de hoy en día, por lo general atribuimos la calidad a los elementos que físicamente nos son perceptibles al instante. Tendemos a medir la calidad de productos por como nos apelan sensorial y económicamente, su mercadeo, quienes los utilizan y otros factores que sus productores pueden resolver con presupuestos que determinan la capacidad de agregar o restarle al producto ese valor instantáneo. Ahora bien, la sostenibilidad muchas veces la mantenemos fuera de lo que consideramos calidad porque su impacto tiende a reflejarse a través del tiempo y se distribuye a lo largo de la cadena de valor. Como su injerencia no nos es físicamente perceptible de modo individual ni de modo instantáneo, aunque estemos dispuesto a reconocer su valor, por lo general no lo consideramos parte de la calidad del producto. Desde su inicio, en Chocolate Forteza, nos esforzamos por atender y balancear estos dos aspectos de calidad, y gracias a la persistencia en este trabajo hemos conseguido desarrollar esas relaciones complementarias con nuestros asociados tan necesaria para enfrentar los retos iniciales y por venir que definen un proyecto sostenible en el tiempo.    

cortes5
 

Yo he tenido  a mi alcance un buen conocimiento del proceso de chocolate habiendo trabajado varios años directamente con el procesamiento del cacao y chocolate, una red de recursos y apoyo técnico con mucha experiencia en el tema, equipos de procesamiento de cacao y chocolate disponibles con relativamente poca inversión, unos padres que me han apoyado en mis proyectos, los recursos financieros necesarios para hacer las inversiones requeridas y muchas otras bendiciones otorgado por Dios. A pesar de todos estos elementos a favor, es importante resaltar que el proyecto desde su inicio se realizó con una consideración a el uso efectivo y eficiente de todos los recursos que se dispusieron para desarrollar la marca e impulsar el cultivo de cacao en Puerto Rico, este elemento de la gestión administrativa del proyecto resultó y sigue siendo crucial para su éxito y para el desarrollo de una cultura de eficiencia.      

Posterior al 2017, en Puerto Rico podemos decir que vivimos “esperando el golpe” de la próxima temporada ciclónica. Los recuerdos de la destrucción experimentada por el huracán María realmente han dejado un impacto psicológico que muchos de los que estuvimos presentes sentimos. Este año 2020 volvimos a experimentar ese gran poder de la naturaleza cuando en enero la isla pasó varias semanas de temblores destructivos que incluyeron el más fuerte en alrededor de cien años. Combinado con la pandemia del Covid-19, este año ha sido otro de grandes retos.

cortes6

 

El impacto de estos imprevistos ha representado una reducción considerable de nuestras ventas. Sin embargo con mucha fe, hemos mantenido nuestra operación con optimismo y seguridad de que las raíces que han sido sembradas por la marca son suficientemente profundas para perseverar. Aunque aún el impacto final de lo vivido en el 2020 está por verse, estamos activamente buscando alternativas que nos permitan encontrar y capitalizar sobre las oportunidades que estos retos pueden representar. Con el espíritu de seguir progresando y el deseo de incrementar la demanda del cacao puertorriqueño, capitalizar sobre el incremento considerable en la producción del cacao en lo que va del año y aprovechando la reducción en las ventas del 2020, estamos planificando implementar el uso exclusivo del cacao de local  para la producción de Forteza en la isla. CIertamente ante las circunstancias presentada sé que Dios ha abierto una puerta para seguir cumpliendo con la meta del proyecto.

Eduardo Andrés Cortés Shehab es un agro empresario de Puerto Rico. Actualmente ocupa el puesto de vicepresidente de Operaciones de Cortés Hermanos. Vive la mayor parte de su tiempo en República Dominicana y visita a Puerto Rico para atender el desarrollo del cultivo de cacao y la marca Forteza en la isla. Desde el 2019 a desarrollado una devoción marcada por la fé cristiana y espera que esa fe le sirva como principal herramienta de su desarrollo personal y profesional.