COVID-19 en una isla rodeada de tierra

Click here to read the article in English.

 

Por Benjamín Fernández Bogado

Estuve en prisión bajo la dictadura de Alfredo Stroessner (1988). Allí, como preso político, aprendí a desarrollar la capacidad de sobrevivir en condiciones dramáticas parcelando mi memorias en fragmentos que me distraen y me tornan creativo. Me acostumbré a vivir en aislamiento.

af
Prontuario de Benjamin Fernandez, prisionero politico de la dictadura de Stroessner

No soy el único. Los paraguayos tenemos una larga tradición aislacionista. Nuestra caracteristica geográfica, sin salida al mar forjó nuestro carácter. Roa Bastos definió al pais como “una isla rodeada de tierra”. Uno de los primeros gobiernos (1814-1840) el del Dr. Rodriguez de Francia cerró al paìs a cal y canto prohibiendo el ingreso y la salida de nadie ni de nada. Tanto que cuando ingresó de contrabando uno de los tres hombres mas sabios de la Europa de esos tiempos: Aimé Bonpland (1821) fue confinado a mas de 200 kilómetros de Asunción por una década.. “para que aprenda.". decía el decreto. Hemos sido por todo eso el primer país que se encerró ante la Covid-19. Cuando nos encerramos, un 10 de marzo, la noticia no nos había tomado por sorpresa. La peste que vino de China era muy distante y además como me dijo un oyente: “no tenemos relaciones diplomáticas con el gigante asiático sino con 'su provincia rebelde': Taiwan”. Somos si una cultura que se toca mucho, se comparte la bombilla (cánula) de la infusión del tereré y el mate ademas se socializa mucho como todo país latino, abrazando y besando en forma de saludo. Pero estamos tan acostumbrados a aislarnos hacia fuera que cuando cerraron el aeropuerto nos pareció absolutamente normal porque finalmente la mayoría de los vuelos operan incomodamente con nocturnidad y alevosía de ahí que acompañar a algun viajero hasta el aeropuerto implica duros sacrificios.

jklkl
Comprador deambulando por calles vacías durante la pandemia

La vida se volvío mas rutinaria es cierto pero para los siete millones de habitantes de los cuales el 80% viven en ciudades pero igual porcentaje son migrantes de pequeños poblados donde el vivir alrededor del rancho es el modus vivendi habitual quizas por eso el virus no generó un gran cambio. Tenemos la densidad poblacional mas baja de America Latina en un territorio del tamaño de California, vivimos en casas cuya extensión normal es de 360 metros cuadrados, pocos viven en departamentos, hace mucho calor y la población es la mas joven de America: 60% menor de 35 años. Todo esto jugó a favor de esta cuarentena y costos que lleva mas de 30 días. Al virus no le gustan felizmente esas características. Tenemos el menor numero de fallecidos del continente, pocos hospitalizados y varios recuperados. El ser un pais ignoto juega a veces a favor.. como ahora.

add
Presidente Abdo Benitez utilizando tapabocas, cumpliendo con medidas de precaución

Las salidas se redujeron a lo mas elemental. Compras en el mercado y el retorno a las sobremesas largas tras las comidas. Como familia somos sobrevivientes del N1H1 que en el 2009 se inició en Mexico donde vivíamos y donde Lizza Bogado (mi esposa) compuso el tema "Un solo canto" que se transformó en un hit en Paraguay. Para quien vivió mas de diez años fuera del Paraguay y en sitios muy distintos siempre hay preocupación por lo que pasa afuera. Viví en España, Inglaterra, Ecuador, Mexico y EEUU y me asombran sus lideres polìticos. Son los que peor actuaron ante la pandemia, subestimándola y pagando caro sus consecuencias. En mi vida laboral con los dos diarios que dirijo (5diasy El Independiente) he despachado cosas usando las nuevas tecnologías y el estudio de Radio Libre 1200am para mis programas matutinos queda a 50 pasos cruzando el patio de mi casa desde hace 23 años. Soy un privilegiado es cierto que ha redescubierto antiguos autores a los que he vuelto a leer, dedico mas tiempo a mi jardin tanto que a veces creo que las plantas conversan conmigo. Es talvés el costo de la cuarentena o de la creatividad para sobrevivir.

hkjk
Suministros de salud para contener el coronavirus

Estoy por comenzar un nueva obra literaria: “El mundo tras la pandemia”. Solo espero que ella acabe primero antes que… mi libro.

 

Benjamín Fernández Bogado fue Nieman Fellow ‘00 y DRCLAS Visiting Scholar ‘08. Es periodista, abogado y provocador de un nuevo tiempo.