Dos Comunidades Wixaritari: Una Lengua Y Una Cultura

por Cecilia Caloca Michel

En 1998 fue la primera vez que llegué a la zona wixárika (huichol), al norte de Jalisco, México. En aquella época las comunidades no tenían luz, la infraestructura carretera era pésima. Uno tenía que llegar en avioneta.

Mi estancia en esta zona comenzó como prestadora de servicio social para dar clases en un bachillerato a distancia del inea (Instituto Nacional de Educación para Adultos), después me invitaron a colaborar en la propuesta curricular de Bachilleratos Interculturales Bilingües y con él pude graduarme como licenciada en Letras Hispánicas; después con las asesorías, capacitaciones y evaluaciones trabajé un proyecto de investigación para la maestría y con el doctorado, la tesis tenía la finalidad de  situar la vitalidad de su lengua en el ámbito escolar a nivel bachillerato. Pero, primero, tenía que realizar un registro etnográfico de la actividad lingüística de las localidades que he trabajado, en esta ocasión Tateikie (San Andrés Cohamiata) e ‘Inakwaixitia (Nueva Colonia), y visualizar en las interacciones cotidianas el uso de las dos lenguas: wixárika y español. ¿Por qué estas dos comunidades? Porque históricamente fueron iniciadoras de bachilleratos comunitarios, en Tateikie en el 2003 el Bachillerato Intercultural Tatei Yurienaka ‘Iyarieya (hoy pertenece ya al colegio de Bachilleres del Estado de Jalisco) y el Bachillerato Comunitario Tamatsi Páritsika en el 2009.

            Mi trabajo de campo lo lleve a cabo en dos etapas, la primera correspondió a Tateikie en el 2005 a. 2007 y ‘Inakwaixitia en el 2012.

Panorama sociolingüístico de Tateikie

San Andrés Cohamita o Tateikie, es cabecera comunal y tiene a su cargo 16 agencias (es uno de los espacios en que se distribuye la población y se conforma de varias localidades y rancherias), cuenta con 8 centros ceremoniales y espacios comunitarios donde se concentran

los comuneros en su vida cotidiana. 

fdada
Communal headquarters in San Andrés Cohamiata. (satelital). Source: Google Earth Pro.
  

Foto aérea Tateikie Cecilia Caloca Michel, 2005

 

Cuando yo recorría las calles, observé como la población habla el wixárika en la vida cotidiana, o sea en espacio ritual conocido como el Tuki, en la casa de la comunidad, viviendas de parientes o amigos o en asambleas comunitarias. El español se reserva para situaciones “oficiales” con las autoridades municipales, estatales y federales o para el contacto con los teiwarixi (mestizos, foráneos).


Panorámica de una parte del primer cuadro de la comunidad de Tateikie.

Foto por Cecilia Caloca Michel, 2012

asdEn las escuelas, las cabañas de ecoturismo, la oficina de las autoridades agrarias, registro civil y cepu (cárcel)) encontré alternancia o mezcla de código del wixárika y del español; pero también algunas lenguas extranjeras como inglés, francés, italiano y hidish.

adc
Families at a school graduation ceremony at the Tatei Yurienaka ‘Iyarieya High School, San Andrés Cohamiata. Photo by Cecilia Caloca Michel, July 2009

Familias en la ceremonia de graduación del Bachillerato Tatei Yurienaka ‘Iyarieya, San Andrés Cohamiata.

Fot por: Cecilia Caloca Michel, julio 2009

El uso que le den a las lenguas wixárika y español en estas situaciones muchas veces dependerá de lo pragmático, de a quién se dirigen y la finalidad del mensaje; por ello si sus destinatarios teiwarixi están familiarizados con la lengua y la cultura podrá darse la alternancia o sólo una de las dos lenguas para abrirse u ocultarse del teiwari (mestizo o foráneo).

Los quien hablan solamente un idioma son mayoritariamente adultos mayores. En las familias, siempre hay uno o dos ancianos que custodian la lengua materna y la cultura. En la segunda generación—los padres—el bilingüismo dependerá de su contacto con la cultura mestiza.

Jóvenes, adolescentes y niños en edad escolar presentan un bilingüismo en el que usan español o su lengua materna depende de las circunstancias.

 A nivel comunitario se ha generado un bilingüismo de resistencia pues identifiqué un rasgo donde la lengua materna (wixárika) es considerada como una estrategia de continuidad cultural y la segunda (español) es sólo una herramienta de comunicación con lo externo.

Panorama sociolingüístico de ‘Inakwaxitia

Inakwaxitia o Nueva Colonia como agencia tuvo su origen en 1987, con su primer agente David Carrillo, y dos años después, en 1989, se construye la carretera que comunica a la población con el municipio más cercano, Huejuquilla. La localidad se encuentra a unos 2,200 m. de altura, tiene una superficie de 2,500 has., aproximadamente. Pertenece a la cabecera comunal de Tuapurie, y La localidad más cercana es Las Latas, a 45 minutos caminando,


Localización de Nueva Colonia, Mezquitic, Jalisco (satelital). Fuente: Google Earth.

dac
Location of Nueva Colonia, Mezquitic, Jalisco (satellite image). Source: Google Earth.
  

Lingüísticamente se favorece a la lengua materna es similar a lo de Tateikie .  

Otro factor promoviendo bilingüismo es el proceso de migración que tienen los comuneros durante la época de invierno que se han extendido en la comunidad hacia los Estados Unidos de América, donde algunos se comunican en español o aprenden el inglés. Otras migraciones son internas, a poblaciones mestizas, donde el uso del español es cotidiano.


Mariachi wixárika de Tuapurie en San Andrés Cohamiata. Foto por Cecilia Caloca Michel, 2009

 

sdj
Mariachi wixárika de Tuapurie in San Andrés Cohamiata. Photo by Cecilia Caloca Michel, 2009

La vitalidad del wixárika también es cuestión de género en Nueva Colonia. Los hombres al tener más acercamiento con los foráneos hablan más español que las mujeres; ellas conservan la lengua por tradición. Como el nível de educación en la comunidad, las jóvenes van a la escuela, utilizando su lengua de igual manera en intervenciones en sus clases, en una plática entre compañeras, cuando se organizan para realizar alguna actividad, cuando preguntan algo después de clases, cuando practican un deporte en conjunto.

En adición a los abuelos, los niños pequeños también hablan un solo idioma.  Con los padres de familia puede variar dependiendo de la actitud lingüística que desarrollan hacia su lengua materna; pero el vínculo comunitario es tan fuerte que continúa en la mayoría la transmisión de la lengua y la cultura a la tercera generación. En gran parte de niños, adolescentes y jóvenes la adquisición del wixárika y del español tiene un marcado índice de subordinación. Durante el preescolar en sus localidades permanece la lengua wixárika dentro de la escuela, en la primaria hay un corte durante el quinto año porque comienza el español a tener más presencia en los contenidos.


Izquierda: Reuniones de padres de familia durante el ciclo escolar agosto 2012-enero 2013.

Derecha:  Clase de Informática en el Bachillerato Tamaatsi Parístsika, Nueva Colonia. Foto por Cecilia Caloca Michel, 2012

ea
Parent-teacher meetings during the school year August 2012-January 2013.
 
avj
Computer class in the Tamaatsi Parístsika High School, Nueva Colonia. Photo by Cecilia Caloca Michel, 2012

            La vitalidad de la lengua wixárika, en las dos comunidades depende de las variantes reproducidas en sus diversos ámbitos en lo familiar, lo social, lo escolar, lo diafásico y lo cultural.

            Hablar en wixárika es vivir su Takiekarie (todo su mundo espiritual, esencial, cultural, social y la lengua), es en lo individual reproducirse continuamente como wixárika y en lo colectivo ser portavoz de su pueblo con los teiwarixi.Su actuación en español es limitada a ciertos ámbitos.

            Y aunque observé un bilingüismo incipiente que caracteriza a la mayoría de los comuneros, da lectura hacia la vitalidad y la posición que tiene la lengua indígena en sus interacciones verbales cotidianas o ritualizadas. Este mismo, narra el proceso de resistencia como una persistencia a lo comunal, a lo tradicional y en el aspecto lingüístico, aunque se trasforma de forma continua, el wixárika permanecerá mientras sea funcionalmente comunicativa en todos los contextos.

Cecilia Caloca Michel es profesora investigadora de la Universidad de Colima .Email: aiclice@ucol.m