Ecuador: del coronavirus al futuro

¿Podremos cambiar? 

Click here to read the article in English.

 

Por Jaime Mantilla A.

Henry Kissinger,  el viejo Secretario de Estado de los Estados Unidos, conocido como el monje negro del poder global, en reciente comentario publicado en el Wall Street Journal,  insiste en algo que estamos discutiendo en los últimos meses: La pandemia del coronavirus cambiará el orden mundial para siempre.

Las grandes catástrofes en la historia de la humanidad siempre han  desembocado en profundos cambios de los sistemas que hemos diseñado para sobrevivir, desarrollarnos y soñar en que podemos ser casi iguales que los dioses.

En nuestra América y en el mundo antiguo eran los dioses los que causaban las catástrofes pero al mismo tiempo los que luego de sacrificios y plegarias, escuchaban las quejas de los desamparados humanos y calmaban su castigo divino. En  esas confrontaciones entre seres humanos,  las partes en conflicto siempre imaginaban que Dios o sus dioses estaban de su parte.  Jamás se conoció a quien protegían: si a los triunfadores eventuales que debían asumir el costo para sus países y aliados, o a los derrotados, que tenían  que aprender a sobrevivir con las lecciones de esa  derrota.

pdf
Vendedoras y usuarios enmascarados en un mercado popular de Quito. El gobierno desde hace 15 días dispuso toque de queda de 2 pm a 5 am en todo el país, y la obligación de que todos al salir de sus casas, llevan mascaras y guantes.

En las conflagraciones, la atención de gobernantes y gobernados se centraba en conseguir la derrota del adversario.  Eran crisis causadas por los propios seres humanos.  En la superación de los fenómenos naturales , la atención se dirigía a cómo contrarrestar las fuerzas que no se podía dominar, algo similar ocurría cuando se enfrentaba a  plagas y pandemias.

En Ecuador, al igual que en la mayoría de países del mundo, esta pandemia nos cogió desprevenidos. Desde el inicio del gobierno de Presidente Lenin Moreno, oficialistas, oposición, sabios e intelectuales han estado dedicados a analizar y sugerir salidas para superar la quiebra económica que dejó el gobierno anterior, recuperar la sociedad democrática, restablecer la justicia independiente y especialmente el último año,  compensar la baja de los precios de sus principales productos de exportación sin afectar a las clases más débiles de la población.

Todos los esfuerzos iban destinados a esos objetivos. Nadie imaginó que en pocos días o semanas, esos propósitos urgentes por cierto, debían sustituirse con la lucha por la supervivencia  en un país fragmentado, sobre endeudado y con mínimos recursos.

Las medidas durante mucho tiempo postergadas para solucionar los graves problemas económicos, se opacaron al tener que diseñar otros caminos alternos para además enfrentar el coronavirus.

and
El Ministro de Salud de Ecuador junto con el Gobernador del Guayas, revisan las instalaciones provisionales para alojar a contagiados leves de las clases populares en el Coliseo Jimenez Parra de Guayaquil.

El gobierno ha tratado de evitar la propagación del virus, reducir el número de muertes, en una sociedad totalmente escéptica e indisciplinada, que perdió confianza en sus dirigentes, pero que al mismo tiempo, por los ejemplos que recibió en los diez años anteriores, pensó que el crecimiento económico, el consumo y el hedonismo eran los caminos, para su realización personal.  Los ecuatorianos no se dieron cuenta que el país dibujado por el anterior gobierno  en base de la abundancia de dinero, el consumo, el endeudamiento,  dejaba al margen a la mayoría de pobladores pertenecientes a los grupos rurales y urbano marginales.

El gobierno se ha cerrado en si mismo. La labor que realiza con apoyo de algunos gobiernos seccionales se centra en resolver las urgencias diarias que se presentan.  Varios grupos sociales responsables, empresarios, catedráticos universitarios han colaborado para solucionar esas urgencias y enfocado particularmente en propuestas concretas para preparar el futuro  luego de superado el  problema sanitario, proyectando  los difíciles escenarios en que se deberá actuar para, en un proceso de unión nacional, reconstruir el tejido social y la economía. 

Muchos medios  nacionales y extranjeros han tratado de narrar la gravedad de la crisis, los éxitos y errores, el número de víctimas, las realidades de cada país y sus gobiernos.  No han reparado en la inmensa brecha social que ha hecho que los más pobres, como ha sido tradicional en otras tragedias, sean los que carguen el peso de este drama.

dfsdf
Personal de una empresa privada lava con desinfectantes llamadas calle de ingreso a un cementerio de Guayaquil.

El periodismo se ha hecho eco de las publicaciones en redes sociales, por parte de visitantes y troleros en  busca de popularidad. Esa propuesta de los años ’90 de contar con la ciudadanía para formar periodistas ciudadanos actuando dentro de la comunidad,  demostró sus inconsistencias,  pues a través de las redes sociales, miles de participantes empezaron a utilizarlas no para narrar simple y honestamente  lo que veían,  sino para saciar sus caprichos y venganzas en contra de los que consideraban sus enemigos buscando notoriedad. 

Los medios de información  en general, por resaltar la gravedad de la pandemia,  ante las dificultades encontradas para obtener las distintas versiones de la realidad, han centrado sus esfuerzos en difundir en videos o fotografías los casos que despiertan mayor estupor y pánico.

Los espacios de análisis han sido posiblemente los que mayor profundidad han ofrecido a los lectores o televidentes, pero no necesariamente los que mayor lectoría o visibilidad  han logrado. El  público se ha acostumbrado a informarse en cápsulas breves, asombrarse por el impacto de la imagen, mas no por la reflexión que  el análisis produce  para conseguir  una reacción positiva.

Enfrentamos, como lo mencionan muchos pensadores, cambios radicales en nuestra forma de ser, de vivir, en nuestras relaciones interpersonales.  La crisis nos sorprende, extrañamos el pasado y sentimos temor hacia el futuro.  Esta conmoción global nos da la oportunidad para enderezar el rumbo. 

def
Grupos de alimentos donados para repartir entre los mas necesitados. La empresa privada ha donado mas de 20 millones de dólares en insumos.

El engranaje de la humanidad continuará moviéndose. Debemos mirar  profundamente esa cadena para comprender y reconstruir las relaciones  en toda la sociedad. Sus eslabones deben engarzarse bien para que los distintos grupos sociales  sepan apoyar a los que están más necesitados, buscando un equilibrio; ofrecer empleo, cubrir sus aspiraciones básicas, contratar sus servicios, encontrar en esto la unidad, para que todos comprendamos la necesidad vital de crecer juntos construyendo un futuro más justo equitativo y consciente.

La pandemia por primera ocasión en la historia nos ha puesto frente a un gran espejo de la realidad en que vemos caras reales, no caretas, instituciones en deterioro, caudillismos explotadores, débiles liderazgos, todos ellos  arrinconados en sus propias deficiencias.

Y en este escenario nos  preguntamos, ¿qué significado tiene la Democracia ?  Un término ideal que ha justificado muchas discusiones, guerras, incomprensiones y cegueras. La Democracia, ese ideal político por excelencia, ha sido sustituido por el  espectáculo,  el consumismo, la ficción de bienestar, como mencionaba Mario Vargas Llosa en su libro La Civilización del Espectáculo.

pdf
Personal del Hospital del IESS Los Ceibos en Guayaquil aplauden junto a familiares, la recuperación de un paciente.

Nos hace esta pandemia además, ver la fragilidad de los medios y redes sociales, desnuda la arrogancia que  ha invadido con la pretensión de ser los grandes informadores  y formadores de  opinión.  Volviendo a los pensamientos del escritor peruano, el espectáculo suplantó  a la verdad, el sensacionalismo sepultó a la objetividad  en busca del rating. Se ha olvidado la ética ,en beneficio de cortas visiones utilitarias.

Debemos volver a la humildad, a la austeridad, a la honradez, restaurando el sentido común para rechazar esa obsesión que nos ha hecho creer que el hombre estaba en camino de convertirse en Dios. 

La pandemia es una lección durísima para esta sociedad agobiada por la prisa, el inmediatismo  que ha suplantado las ideas, por el espectáculo.  Debemos de manera urgente rescatar la solidaridad, la sensibilidad, la creatividad , imitando a aquellos que construyen en  medio de la tormenta  para  valorar la persona como parte de la familia y la sociedad , en el tiempo, el trabajo  y las relaciones con los demás.

 

 

Jaime Mantilla es fundador de varios medios de información en Ecuador,  entre ellos HOY, Revista Cosas-Ecuador, Metro de Quito, Metro de Guayaquil, Metro de Cuenca, Diario Popular, Hoy la Radio, TVHoy y del primer portal de periódicos en América, HOYNet, fundado en 1992. Fue presidente de la AEDEP Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos por varias ocasiones y presidente de la SIP 2012-2013. Es miembro de la Junta Consultiva de Relaciones Exteriores del Ecuador, 2002-2006. Fue Knight Fellow Stanford University, 1992-1993 . Contacto: mantillajaime3@gmail.com