Nicaragua, tierra de poetas

Por Gema Santamaría

A mi mamá, Yelbita Balmaceda Vivas

(06.24.1950 – 01.28.2019)

 

Este 19 de julio de 2019 se conmemora el cuarenta aniversario de la que es considerada una de las últimas y más importantes revoluciones sociales del siglo XX latinoamericano: la Revolución Sandinista de Nicaragua (1979-1990). Siguiendo la tradición inaugurada por el gran poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916), durante los meses previos al estallido de la revolución y los años que le siguieron al triunfo, los y las nicaragüenses se volcaron a la poesía para celebrar el fin de la dinastía Somoza y el inicio de lo que ellos anhelaban sería una nueva era de transformaciones sociales, culturales, y políticas. La poesía adquirió un tono popular y social, y poetas de ambos sexos crearon y leyeron colectivamente versos que hablaban de una nueva patria libre en la que mujeres y hombres pudieran ejercer sus derechos como ciudadanos dentro de un país verdaderamente soberano e igualitario.

ds
Photo by Jeyner Josue Sequeira Martinez, youth of Solentiname under the direction of Tiago Genoveze

La historia del declive de la Revolución Sandinista es bien conocido. Una guerra civil que dividió al país, junto con una contra-revolución apoyada por Estados Unidos y una élite gobernante débil, contribuyeron a mermar las promesas y posibilidades de un cambio social y político en el país. La transición incompleta de Nicaragua hacia la democracia, junto con una serie de ajustes estructurales durante los 1990, dieron lugar a un periodo marcado por la desigualdad económica, corrupción, debilidad institucional y profundas divisiones políticas. Al igual que sus países vecinos, Nicaragua entró en un periodo caracterizado por un profundo desencanto democrático.

El regreso del ex presidente sandinista Daniel Ortega al poder en 2007 se nutrió y ha contribuido a dicho desencanto democrático. Un populista que hace uso de la coerción y la cooptación para mantenerse en el poder, Daniel Ortega continúa utilizando su anterior retórica anti-imperialista y anti-capitalista mientras en la práctica se ha convertido en un firme promotor y beneficiario de las políticas neoliberales que han perjudicado a los sectores medios y populares de la sociedad. Ortega ha además desmantelado las ya de por sí débiles instituciones democráticas del país de una manera dramática. En abril de 2018, una serie de protestas que se convirtieron rápidamente en demandas más radicales y revolucionarias fueron reprimidas brutalmente tanto por fuerzas estatales como para-militares.  El uso de la fuerza por parte de Ortega en contra de estudiantes y jóvenes causó una fuerte y negativa impresión entre los nicaragüenses, incluidos aquellos que se identificaban y continúan identificándose con el sandinismo. A pesar de un incipiente proceso de diálogo entre las fuerzas de oposición y el gobierno de Ortega, activistas sociales, periodistas, y otras figuras públicas continúan siendo acosados, reprimidos y forzados al exilio.

Hoy, como ayer, los nicaragüenses se han volcado a la poesía en aras de articular sus aspiraciones y deseos por una Nicaragua libre. La disidencia política podrá ser silenciada provisionalmente, pero la poesía continuará pronunciando las palabras de esperanza y cambio que el país tanto necesita. 

jk
Photo courtesy of Gema Santamaría

 

Gema Santamaría es Profesora Asistente de Historia de América Latina en Loyola University, Chicago. Su investigación se centra en temas de violencia, justicia, y estado de derecho en América Latina. Nació en 1979, el año de la revolución, en Managua, Nicaragua. Es la autora de Piel de Poesía (Managua-México, 400 Elefantes-Opción, 2002), Antídoto para una mujer trágica (México, Mezcalero Brothers, 2007) y Transversa (México, Proyecto Literal, 2009). Su poesía ha sido publicado al inglés, portugués, francés y alemán. Es editora, junto con las poetas Luari García Dueñas y Jocelyn Pantoja, de la antología de poesía Apresurada cicatriz: instantáneas de poesía centroamericana (México, Proyecto Literal, 2013). Es integrante de la Asociación Nicaraguense de Escritoras (ANIDE).