Resiliencia en tiempos de Covid-19 en Puerto Rico

Por Wilfred W. Labiosa

Click here to read in English.

dfkl
Protestas en San Juan. Foto por June Carolyn Erlick

En los pasados diez años, los puertorriqueños/a hemos pasado por un sin número de situaciones que transforman al ser humano en uno/a repleto de estrés, ansiedad e hipervigilancia. El tema del Covid-19 se presenta en los/a ciudadanos del país de manera paralela con otras problemáticas de índole social. Es por ello, vivimos en un estado de incertidumbre constante en el cual, han tenido poco tiempo para prepararse ante las múltiples transformaciones de nuestra realidad. Vale la pena señalar, como los puertorriqueños/a no hemos tenido momentos para descansar, pues no hemos culminado de afrontar un suceso, cuando ya nos presenta el próximo reto.  

Los puertorriqueños/as tenemos resiliencia, pero no lo reconocemos. Es decir, hemos pasado tantas problemáticas sociales en Puerto Rico. En primer lugar, comenzamos con una deuda no anunciada con una junta de supervisión fiscal impuesta por el colonizador Estados Unidos. Luego surgieron los huracanes categoría 4 y 5 en el año 2017, causantes de una devastación sin precedentes, cuyas consecuencias ocasionaron la avería del sistema de energía eléctrica, destrucción de techos y la depresión colectiva e individual. Luego en el año 2019, la ineptitud y corrupción de un gobierno salió a relucir en el famoso “chat,” de empleado/as que aparecen en nomina pero en realidad no trabajan en la posicion, en donde se evidenció la creación de contratos millonarios a compañías sin experiencia – yo le llamo la corrupción criolla. De hecho, el mismo gobierno fue quien no aceptó (hasta que la gente gritó) el número de miles de muertes a raíz de los huracanes. En el verano del 2019, tuvimos tres gobernadores en menos de una semana y nos dejaron a una gobernadora sin experiencia que no escucha a lo/as con experiencia en los temas de interés para el país. Además, los eventos sísmicos no finalizan, impactando diariamente los municipios en el suroeste de la isla. Por si fuera poco, ahora regresamos a la época de huracanes bajo una cuarentena por Covid-19 que no acaba. Pero tenemos resiliencia, por que seguimos aquí y se nota cuando dialogas con vecinos, familiares y miembros de la comunidad.

Soy director ejecutivo de una organización que se enfoca en el bienestar del adulto mayor LGBT+ y en mujeres jefas de familia, la cual se encarga de servir a las personas más vulnerables, marginadas y hasta olvidadas. Soy testigo a la resilencia todos los días. 

Boricuas—como nos nombramos con cierto cariño— podemos sobrepasar todo al permanecer enfocados y unificar nuestros esfuerzos. Aunque la gobernadora trató de reiniciar la economía del país abriendo negocios y modificando las ordenes ejecutivas relacionadas al Covid-19 y la cuarentena, lo que realmente logró fue propiciar una crisis vinculada al tema de la economía y la salud. 

En las pasadas semanas la primera ejecutiva tuvo que cerrar el turismo y las playas. Al perder las primarias, se ha retrocedido y no ha actuado, por el contrario, se ha callado y no esta presente. Durante la pandemia hay mucho/as que perdieron sus empleos y se están reinventando al igual que buscan nuevas oportunidades de generar ingresos. El hecho que tienen que salir a la calle a buscar una manera de vivir es una de las razones que Covid-19 se sigue propagando y la gente continúa falleciendo.  Se ha documentado en la prensa local y nacional que las personas de clase media y los grupos desfavorecidos económicamente, los adultos mayores al igual que comunidades latinas y de afro-descendencia son afectadas de manera significativa. 

dvc
Daño ocasionado por terremotos en Guánica. Foto por June Carolyn Erlick

Covid-19 también ha mostrado las grandes necesidades y disparidades ecocnomicas entre la comunidad adulta mayor y LGBT+. Mucho/as en estos segmentos de nuestra comunidad son discriminados y tienen un nivel económico  que les impide tener acceso a la conectividad al internet y a la tecnología, las cuales son fundamentales en nuestro marco sociocultural actual. También se identifica la dificultad en encontrar empleos y la falta de sostenibilidad alimenticia, puesto que el dinero no le alcanza a las personas debido a la alta tasa de impuestos en Puerto Rico a raíz de sus importaciones.  Más de un 85% de los productos o recursos consumidos en la isla son importados. La carencia para el acceso a alimentos, medicinas, y demás productos se evidenció tras el paso de los huracanes del 2017 y ahora durante Covid-19. Se reconoce la necesidad del transporte público, por el contrario, las ordenes ejecutivas emitidas por el Estado paralizaron respectivos servicios desde marzo hasta el día de hoy.  

Lo/as adultos mayores no se pueden movilizar con facilidad así, que se les hace difícil ir a sus citas, a la farmacia, ir al supermercado y a cualquier otra función necesaria. En Puerto Rico y en el mundo, muchos han fallecido por Covid-19; una gran cantidad de estas muertes se podían haber evitado, pero en Puerto Rico el gobierno local y federal nos defraudó. Muchos miembros de la comunidad adulta mayor en Puerto Rico se han muerto por suicidio y desafortunadamente sus muertes también que se podrían haber prevenido.  Cabe clarificar que a diferencia de muchos países la gran parte de estos fallecimientos por suicidio en Puerto Rico, en los pasados 10 años, son en en gran parte en grupos de 50 años de edad y en adelante. La data presentanda por el Departamento de Salud Publica de Puerto Rico lo comprueba (http://www.salud.gov.pr/Estadisticas-Registros-y-Publicaciones/Pages/Sui...).

Desde el comienzo, a principios del 2017, de nuestra organización, Waves Ahead y el capítulo local de SAGE,  hemos brindado ayuda dirigida hacia la salud y el bienestar al proporcionar terapias complementarias como yoga y meditación, grupos de mindfulness, musicoterapia, arte creativo cónsono con las terapias individuales, de pareja o de familia. Asimismo, ofrecemos mentoría en el desarrollo de las microempresas de adultos mayores LGBT+, comunidad LGBT+ en general y mujeres jefas de familia. Todos los servicios se ofrecen de manera virtual desde mediados de marzo. En adicción, proporcionamos talleres de ayuda personal y de temas desde tanatología al manejo de la depresión. Aunque mucho/as no tienen acceso al internet ni a tecnología, brindamos todos los servicios por teléfono y/o visitas utilizando distanciamiento físico. Organizaciones como Waves Ahead y el capítulo local de SAGE, son las que están brindando la ayuda y servicios que el gobierno debe de estar proveyendo a nuestro/as ciudadanos; en contraste utilizan el dinero asignado para el ofrecimiento de dichos servicios para sus propios intereses y campañas políticas.  

La resiliencia es la habilidad de cada individuo para manejar emocionalmente y mentalmente una crisis con la finalidad de mantener su bienestar y nivel de funcionamiento. Este concepto se constata a partir de la implementación por parte de las personas sobre procesos, destrezas y comportamientos para trabajar la situación y/o protegerse de la situación. En Puerto Rico nuestros/a adultos mayores LGBT+, constantemente aplican los principios de la resiliencia ante los múltiples retos y desafíos existentes. Es preciso afirmar que somos fuertes, somos personas inteligentes que podemos superar esto y lo que venga en el futuro. Debemos de reconocer que todo/as podemos ser resilientes, pero en ocasiones necesitamos algún tipo de apoyo. Por ejemplo, en Waves Ahead y SAGE PR le proporcionamos ayuda y apoyo a nuestros participantes al brindarles alimentos e intervenir tras los pasados temblores. 

csc
Anuncio para la sustentabilidad alimenticia

Todo el personal ofrece ayuda para que la persona reconozca su resiliencia y pueda superar la situación en la que se encuentra. Igualmente, establecemos el espacio para el desarrollo e incremento de la resiliencia mediante distintos grupos acorde con sus implementaciones en su diario vivir. Puerto Rico superará esto y mucho más; del gobierno central no podemos confiarnos, pero en noviembre vamos a votar y espero que sea para algo mejor y diferente. Necesitamos nuevo/as líderes que reconozcan lo que hay que hacer a partir de sus experiencias y así, movilizarnos. El adulto mayor y LGBT+ necesita conectarse con su esencia acorde con sobrepasar las distintas vicisitudes del presente; de no ser posible, Waves Ahead & SAGE PR en conjunto de otras organizaciones están aquí, para ayudarles a encontrar su propia resiliencia. Tenemos que tener optimismo y ejercer nuestra resiliencia para poder vivir cada día durante esta pandemia y poder llegar a un mañana.  

 

 

Wilfred W. Labiosa, director ejecutivo de Waves Ahead y SAGE PR, líder comunitario y activista en Puerto Rico. Vivió y trabajó en Boston, Massachusetts por más de 25 años estableciendo LatinX Pride, entre otras organizaciones enfocadas en la comunidad Latina y/o LGBT. Obtuvo su doctorado en Trabajo Social de Simmons University. Vive en Puerto Rico desde hacen 5 años con su esposo; es dueño de Labiosa Center for the Arts, donde maneja la colección de arte y legado del pintor puertorriqueño Wilfred Labiosa (su padre) y de Cuba Puerto Rico Tours, organización que lleva grupos educacionales y humanitarios a Cuba. 

Agradece la colaboración con este artículo de Seil Román, LiCSW, el director del departamento de salud mental de Waves Ahead y SAGE PR. Román obtuvo su maestría en trabajo social clínico de la Universidad Ana G Mendez y actualmente esta estudiando su Doctorado en Estudios Tanatologicos.