Made in China 2025

by and | Sep 3, 2018

“Made in China 2025” (MIC 2025) is a national strategy announced by the Chinese State Council in 2015 to develop and consolidate China’s manufacturing industry to convert it into a world power with the capability of influencing international standards and supply chains. It also plans to become a leader in innovation at an international level. Likewise, through the modernization of its productive structure, the central government plans to put the brakes on a slowdown in the economy in the medium term. This plan, drawn up by the Ministry of Industry and Information Technologies (MIIT, after its English acronym), has very specific goals, projected not only until 2025, as its name would indicate, but until 2049, the 100th year anniversary of the founding of the People’s Republic of China.

In just a few years, China has not only become “the world’s factory,” but also the best ecosystem for entrepreneurship and innovation at the global level, competing neck and neck with the United States—the two most important epicenters of startups and spinoffs in the world.  And it’s important to understand where Latin America stands in all this. What is the region doing to avoid being left out of Revolution 4.0 [referring to cyberphysics systems]? Latin America is experiencing a process of deindustrialization, above all in countries like Peru, Chile, Argentina and Colombia. Those countries decided to strengthen their raw materials sector, primarily for exports to Asia, however, in general, they did not bet on designing strategies for the use of technology to make those exports more profitable and with added value.

Mario Castillo, head of the United Nations Economic Commission for Latin American and the Carribean (ECLAC) Office for Innovation and New Technologies, comments, “The region didn’t do its catching up during the third revolution [referring to automation and the Internet] and because of that the debate has become about the public policies necessary to put in place to take advantage of the new wave of development.”   According to the latest 2018 Bloomberg global index for innovation, in the ranking of the fifty most innovative countries in the world, there is not a single Latin American country.  And it is not only highly developed countries on the list: South Africa, Tunisia and Morocco all made the list.

Most Latin American countries, especially in the private sector, continue to see China as a market for our raw materials and, perhaps in some cases, a way of attracting investment in infrastructure. However, no country as yet is designing strategies to take advantage of the entreneurship ecosystems that have been developed in cities such as Beijing, Shanghai and Hangzhou, where an enormous number of successful entrepreneurs are concentrated. What Latin America does not seem to understand about MIC 2015 is the opportunity cost of not taking advantage of the technology and capital for entrepreneurship China has at its disposal and, as I will explain, is its priority for the next decades. It is now not a matter of seeing how much we can export to China, but how we create patents in China to later manufacture in the Southeast and South of Asia through Chinese business networks and from there to market to the entire world.

MIC 2025 draws its inspiration from Germany’s “Industry 4.0” blueprint, but the Chinese version is broader because it focuses on issues of quality, consistency in finished products, security and enviromental protection, among others, that are considered strategic for the country’s development. The plan is not an isolated effort, but was developed in the context of interconnected policies that seek to increase local innovation through so called “emerging strategic industries,” which include the 13th Fifteen-Year Plan (2016–2020), a new plan for science and technology and several for the development of regional strategies, according to the U.S. Chamber of Commerce report, Made in China 2025: Global Ambitions Build on Local Protections, 2017.

The MIC 2025 has nine strategic goals: to foment innovation; promote integrated manufacturing with the use of digital and high technology; strengthen the general industrial base; improve product quality and create Chinese global brands; concentrate efforts on ecological means of manufacturing; restructure industries for greater efficiency and production; improve service industries; globalize Chinese manufacturing industries; carry out technological innovations in ten priority sectors with high value-added.

The ten sectors designated as priorities for development include advanced marine equipment and high-technology ships; trains and related advanced commitment; aviation and aerospace equipment; agricultural machinery and technology; biopharmaceutical products and high-level medical equipment; integrated circuits and new information technologies; manufacturing control and robotic equipment; vehicles using new energy technology; and new and advanced materials.

The Chinese government seeks through MIC 2025 to provide incentives for local innovations and self-sufficiency in strategic sectors for the country’s development and leadership at an international level.  It seeks to gradually provide a substitute for foreign technology in Chinese industry and to create a decisive presence for Chinese technology at an international level. The implementation of the program has been provided with substantial funding.

The funds destined to coordinate financial support for domestic firms to innovate are generally in the form of loans and subsidies for research and development. The goal is to set up 40 innnovation centers by 2025 to develop integration mechanisms for information technology in manufacturing; to construct 1,000 green factories by 2020 to determine the best emission practices; to move toward self-sufficiency by importing no more than 20% of raw materials by 2025; and to promote research and local development, particularly in the areas of airplanes, alternative-energy vehicles and medical equipment, according to the U.S. Chamber of Commerce China report.

 

Industrial Disruption at the International Level

If MIC 2025 has a strongly internal focus in the sense of strengthening China’s capacity for modernization and innovation through its national industries through the stimulation of so-called local innovation, at the same time it seeks to expand internationally in two directions.

First, technology must grow the accelerated acquisition through purchase and fusion, as well as investment in foreign firms, primarily in the United States and Europe, with the participation of quasi-state firms, as well as private Chinese companies, which seek technological solutions that would take years to develop themselves. Some analysts sustain that in the long run China could obtain control of the majority of profitable supply chains and production networks. This could produce tensions between China and technologically highly developed countries because of the need to protect their national industries from fusions and adquisitions that are considered strategic for each country, as has been evidenced in the recent tension between China and the United States over the possible acquisitions of U.S. companies dedicated to the manufacture of micro-computers and infrastructure equipment by finance groups of Chinese origin.

 Second, through the efforts of the central government to support its large technological conglomerates in the global market as major providers of goods and services, they compete with  other international and regional firms.  This effort is not new, given that, since the end of the last decade, the Chinese government has made an effort to internationalize its businesses. What is different now is its capacity for mobilization both in terms of financial resources as well as the exponential growth Chinese technology firms can have as change agents, including as disruptors, in other latitudes.

Both factors are worrying several countries and global corporations who are looking for more access to the Chinese market as suppliers of the products and services spelled out in  MIC 2025, as well as having reservations about the clauses concerning technology transfer to local firms who seek to establish operations in that country. The primary argument of the Chambers of Commerce of the United States and the European Union, as well as other international actors, is that this plan could have a degree of protectionist connotations that could generate obstacles for the norms of international trade and would prevent them from expanding in a just and competitive form in the Chinese market.  Thus, President Donald Trump’s tariff barriers made under the argument of national security could be interpreted in this context.

In the face of this abundance of capital, technology and talent on the Chinese side, what will be the strategies of developed economies—and developing countries—to generate public policies to strengthen national science and technology, to avoid the increasing digital gap and, as a result, a lag in economic development and competitiveness in the near future?

El proyecto “Hecho en China 2025”:

Impulso del Estado hacia la transformación industrial con alcance global

Por Renato Balderrama y Amado Trejo

Autosuficiencia china en nuevas tecnologías

“Made in China 2025” (MIC 2025) es una estrategia nacional anunciada por el Consejo de Estado Chino en mayo de 2015 con el objetivo central de aumentar, consolidar y balancear la industria de manufactura de China para convertir a este país en una potencia mundial con capacidad de influencia en los estándares internacionales y cadenas de suministro, así como ser líder de la innovación a nivel internacional. De igual forma, a través de la modernización de su estructura productiva, el gobierno central busca revertir los efectos de la desaceleración económica en el mediano plazo. Este plan, elaborado por el Ministerio de Industria y Tecnologías de Información (MIIT, por sus siglas en inglés), tiene objetivos muy específicos prospectados no solo hacia 2025 sino hacia 2049, año en que se cumplirá el 100 aniversario de la fundación de la República Popular China.

En pocos años, China no solo se convirtió en la “fabrica del mundo”, también se convertirá en el mejor ecosistema de emprendimiento e innovación a nivel global compitiendo hombro con hombro con Estados Unidos, los dos epicentros más importantes de creación de Startups y Spinoffs más valiosas del globo. Y desde nuestra geografía es importante saber ¿dónde quedará América Latina?, ¿Qué está haciendo la región para no quedar fuera de la Revolución 4.0? América Latina se desindustrializó, sobre todo países como Perú, Chile, Argentina y Colombia. Decidieron robustecer su sector primario principalmente para la exportación a Asia, sin embargo no apostarón a diseñar estrategias con el fin de hacer uso de tecnologías de punta para hacer más rentable y agregar valor a sus exportaciones.

Mario Castillo, jefe de la Unidad de innovación y nuevas tecnologías de la CEPAL, comenta que “la región no hizo el catching-up durante la tercera revolución, y por eso el tema hoy es debatir cuáles son las políticas públicas que deben crearse para aprovechar la nueva ola de desarrollo”. Según el último reporte de Blomberg 2018 sobre el índice global de innovación, en el ranking de las cincuenta países más innovadores del mundo no aparece ni uno sólo de América Latina, en cambio aparecen Sudáfrica, Tunez y Marruecos.

La mayoría de los países de América Latina, en especial su sector privado, sigue viendo a China como un mercado para exportar materias primas y, quizás en algunos casos, atraer inversión para desarrollo de infraestructura, sin embargo ningún país está diseñando estrategias para aprovechar los ecosistemas de emprendimiento que se han desarrollado en ciudades como Beijing, Shanghai y Hangzhou, donde se encuentra no sólo gran parte del talento humano global, sino un gran porcentaje de los emprendedores más exitosos del orbe. Lo que está perdiendo hoy América Latina al no saber ni enteder el MIC 2015 es el costo de oportunidad de no estar aprovechando la tecnología y el capital para emprendimiento de la cual China dispone y que, como lo explicaremos, es su prioridad para las próximas décadas. Ya no se trata de ver cómo exportamos a China, sino como diseñamos patentes en China para después manufacturar en el Sudeste y Sur de Asia a través de las redes chinas de negocios y de ahí vender para todo el mundo.

Si bien se ha considerado que el plan MIC 2025 es una iniciativa inspirada por el plan lanzado en Alemania de “Industria 4.0”, la visión china es más amplia en el sentido que se enfoca en temas de calidad, consistencia en los productos terminados, seguridad, protección al medio ambiente, entre otros, que son considerados retos estratégicos para el desarrollo del país. El plan MIC 2025 no es un esfuerzo aislado, sino que pertenece a una serie de políticas interconectadas que buscan incrementar la innovación local a través de las denominadas “industrias estratégicas emergentes” que se incluyen en el 13º Plan Quinquenal (2016 – 2020), un nuevo Plan de Ciencia y Tecnología, y diversos planes de desarrollo regionales.

El MIC 2025 contiene nueve tareas estratégicas: alentar la innovación; promover el uso de manufacturas integradas, digital y centrada en alta tecnología; fortalecer la base industrial general; mejorar la calidad de los productos y crear marcas globales chinas; enfocar los esfuerzos en la aplicación de métodos de fabricación ecológicos; reestructurar las industrias para mejorar la eficiencia y la producción; mejorar las industrias de servicios de manufactura y fabricación orientadas a los servicios; globalizar las industrias manufactureras chinas; y realizar innovaciones tecnológicas en 10 sectores considerados prioritarios y de alto valor agregado.

Los diez sectores que se designaron como prioritarios para desarrollar son: equipo marino avanzado y buques de alta tecnología; trenes y equipos avanzados; maquinaria agrícola y tecnología; equipo de aviación y aeroespacial; productos biofarmacéuticos y equipo médico de alta gama; circuitos integrados y nuevas tecnologías de información; equipo electrónico de alta gama; maquinaria de control de fabricación de alta gama y robótica; vehículos de energías nuevas; materiales nuevos y avanzados.

La propuesta del MIC 2025 es una de las iniciativas del gobierno central para incentivar la creación de innovación indígena (local) y autosuficiencia en sectores considerados como estratégicos para el desarrollo y liderazgo del país a nivel internacional. De forma general, se puede considerar que el plan MIC 2025 busca dos objetivos: primero, la sustitución gradual de tecnología extranjera en la industria nacional; segundo, la decisiva presencia de tecnología de origen chino a nivel internacional. Por ejemplo, una de las metas principales es incrementar la participación de proveedores chinos en el mercado doméstico para “componentes centrales básicos, así como materiales básicos importantes” en 40 por ciento para el 2020 y hasta 70 por ciento para 2025. De igual forma, se detallan metas concretas para ciertos segmentos: 40 por ciento de los procesadores para teléfonos inteligentes en el mercado chino tendrán que ser producidos por firmas locales para 2025, así como 70 por ciento de los robots industriales y 80 por ciento de equipo relacionado con la generación de energías renovables. Ahora bien, los recursos económicos destinados para la implementación del MIC 2025 también son importantes: el Fondo de Manufactura Avanzada es de alrededor de CNY 20 mil millones (EUR 2.7 mil millones) y el Fondo Nacional de Circuitos Integrados recibió CNY 139 mil millones (EUR 19 mil millones). Además de estos fondos centrales, los gobiernos provinciales cuentan con diversos mecanismos financieros orientados hacia la capitalización de estas industrias. Para dar una idea de la comparación en términos de financiamiento federal que el gobierno alemán destinó al programa de Industria 4.0, es de EUR 200 millones. Tan sólo a nivel federal, los recursos financieros del gobierno chino sobrepasan de forma significativa la iniciativa alemana de manufactura inteligente.

Los fondos se han destinado para coordinar el apoyo financiero para las empresas nacionales para innovar, generalmente en forma de préstamos y subsidios para investigación y desarrollo; para establecer 40 centros de innovación hacia 2025 para desarrollar la Integración de tecnologías de información en la manufactura; para construir 1,000 fábricas verdes hacia 2020 para mostrar mejores prácticas de emisiones; para alentar la autosuficiencia mediante la importación de no más del 20% de los insumos en 2025; y para promover la investigación y desarrollo indígena en sectores tales como aeronaves, vehículos de nuevas energías y equipos médicos.

Disrupción industrial a nivel internacional

Si bien el MIC 2025 tiene un enfoque altamente interno en el sentido de fortalecer la capacidad de modernización e innovación de las industrias nacionales, a través de la proclamación del fomento de la denominada innovación indígena, el objetivo paralelo de China es la expansión internacional en dos dimensiones.

Primero, a través de la adquisición acelerada de tecnología de punta mediante la compra y/o fusión, así como la inversión en empresas extranjeras, principalmente en Europa y Estados Unidos. Dichas operaciones vienen tanto de empresas para-estatales como de empresas privadas chinas que buscan tener acceso a soluciones tecnológicas que les llevarían décadas producir por sí mismos. Algunos analistas sostienen que, de seguir esta tendencia, en el largo plazo, China podría obtener el control sobre la mayoría de los segmentos rentables de las cadenas de suministro globales y redes de producción. Lo anterior, puede producir tensiones entre los países altamente desarrollados en materia tecnológica con China derivado de la necesidad de proteger sus industrias nacionales de fusiones y/o adquisiciones que consideren estratégicas para cada país, como se ha visto reflejado en la creciente tensión entre China y Estados Unidos ante posibles adquisiciones de empresas estadounidenses dedicadas a la producción de micro-procesadores y/o equipo de infraestructura de redes por capital de origen chino.

Segundo, a través del esfuerzo que hace el gobierno central para apoyar a que sus grandes conglomerados tecnológicos tengan una presencia importante a nivel global como proveedores de bienes y servicios, compitiendo con otras empresas globales y/o regionales. Este esfuerzo no es nuevo, dado que, desde finales de la década pasada, el gobierno chino ha tenido una actitud propositiva para la internacionalización de sus empresas. Lo que sí es diferente en esta ocasión es la capacidad de movilización tanto de recursos financieros como de crecimiento exponencial que las empresas de tecnología chinas puedan tener como agentes de cambio, e incluso, disruptores, en otras latitudes.

Ambos factores han propiciado inquietudes de diversos países y empresas globales que buscan tener mayor acceso al mercado chino como proveedores de productos y servicios en las industrias enunciadas en el MIC 2025, además de reservas a las cláusulas de transferencia de tecnología a empresas locales que buscan establecer operaciones en ese país. El argumento central de las Cámaras de Comercio de Estados Unidos y la Unión Europea en China, entre otros actores internacionales, es que este plan podría tener ciertas connotaciones proteccionistas que generen obstáculos a las normas del comercio internacional y les impida incursionar y/o crecer de forma justa y competitiva en el mercado chino. Estados Unidos ha sido uno de los primeros países en reaccionar de forma frontal ante este hecho. La administración del Presidente Donald Trump anunció hace unos meses una serie de barreras arancelarias en productos e inversiones de origen chino en empresas relacionadas con sectores estipulados en el plan “Hecho en China 2025” bajo argumentos de seguridad nacional, reciprocidad comercial, entre otros. La respuesta del gobierno de China no se hizo esperar y, según la mayoría de los analistas, estas acciones pueden propiciar una guerra comercial con implicaciones globales. Las repercusiones en las cadenas productivas y flujos de capital están por verse, pero es una realidad que las industrias de alta tecnología tendrán grandes retos regulatorios crecientes a nivel internacional.

Con la implementación del MIC 2025 no queda la menor duda de que China ha puesto en el centro de su desarrollo económico futuro a la economía del conocimiento que genere alto valor agregado y alta competitividad. El papel que juega el gobierno central como motor para la generación de ecosistemas de innovación a través de la planeación y el financiamiento del MIC 2025 ha tenido efectos paralelos en la creación de diversos clústeres de innovación regionales en áreas complementarias de la nueva economía: FinTech, Inteligencia Artificial, Movilidad Autónoma, Big Data, Internet de las Cosas, Ciudades Inteligentes, entre otras. Los polos de desarrollo tecnológico se han concentrado, como en la primera ola de industrialización y apertura económica de China hace casi 40 años, en las zonas costeras: Shenzhen, Hangzhou, Shanghai, Wuxi, Nanjing, y en la capital, Beijing. Sin embargo, también se han generado iniciativas y políticas regionales de innovación importantes en el oeste (Chengdu y Chongqing) y en el sur (Hainan) de China. No es atrevido considerar que el MIC 2025 busca la autosuficiencia en materia de nuevas tecnologías derivado de su importancia estratégica en el siglo XXI.

Ante este escenario de abundancia de capital, tecnología y talento del lado chino, ¿cuál será la estrategia tanto de las economías desarrolladas como de las economías emergentes para generar políticas públicas orientadas a reforzar la ciencia y la tecnología nacionales, evitar el aumento de la brecha digital y por ende, el rezago en términos de desarrollo económico y competitividad en el futuro cercano?

Fall 2018Volume XVIII, Number 1

 

Renato Balderrama is the director of the Center for Asian Studies at Universidad Autonóma de Nuevo León (UANL), México.

Amado Trejo is the coordinator of the UANL’s representative office  in Asia. 

Renato Balderrama es el director del Centro para los Estudios Asiaticos en la Universidad Autonóma de Nuevo León (UANL), México.

Amado Trejo es el coordinator de la officina representativa de la UANL en Asia. 

 

Related Articles

Social Policy Expansion in Latin America

Social Policy Expansion in Latin America

The welfare state emerged in middle-income countries in Latin America during the first half of the 20th century when health care services and pensions were granted to workers with formal sector jobs…

The Migrant Photography of Haruo Ohara

The Migrant Photography of Haruo Ohara

Japanese began migrating to Brazil 110 years ago, becoming probably the most prosperous minority group in Latin America and certainly the largest Nikkei community in the globe. In 2008,

Print Friendly, PDF & Email